Inicio ¡Cónocela!

¡Cónocela!

7-02-2017

El Hierro, considerado como el fin del mundo conocido hasta el descubrimiento de América, ofrece un amplio abanico paisajístico

El Hierro, considerado como el fin del mundo conocido hasta el descubrimiento de América, ofrece un amplio abanico paisajístico. Sus espectaculares acantilados, con desniveles de hasta 1.200 m., y las retorcidas formaciones de lava contrastan con la plataforma central, que se presenta como suaves llanadas cumbreras y una gran masa arbórea en la que destacan especies como el pino canario, las fayas, los brezos y las sabinas, que pliegan sus ramas al gusto del viento. La abrupta costa de El Hierro oculta bajo sus transparentes aguas sobrecogedores fondos marinos, de formaciones tan fascinantes como las de la superficie, que la convierten en un paraíso para los amantes de la pesca submarina y el buceo. Esta isla también es realmente idónea para disfrutar de unas jornadas llenas de paz, sosiego y tranquilidad.

Es la isla menos poblada del Archipiélago con particularidades como que el 95% de sus edificaciones no sobrepasan las dos plantas y más de la mitad de su superficie está protegida por la Ley de Espacios. Zonas como La Dehesa y El Julan son auténticos bandos de información de nuestro pasado natural y arqueológico. El Hierro está llena de tesoros de la Naturaleza: sabinas milenarias, especies del terciario como el Lagarto del Salmor -que cuenta con un centro de recuperación y difusión- o el prodigioso manantial Pozo de la Salud.

Su singular orografía permite realizar cualquier actividad deportiva y cultural y sus espectaculares fondos marinos atraen el interés de los amantes del submarinismo. Con más de 25 puntos de buceo, los diferentes centros y clubes de la isla organizan fantásticas inmersiones en cuevas, barcos hundidos, túneles de lava y grandes paredes sumergidas. El visitante también encontrará una rica artesanía y folklore que se manifiesta en celebraciones populares con eco nacional como la Bajada de La Virgen de Los Reyes, que además es un ejemplo de la nutrida red de senderos existentes en la isla.



Lo más leído