Inicio Blog Un viaje a la isla del meridiano
Un viaje a la isla del meridiano

Un viaje a la isla del meridiano

Un viaje a la isla del meridiano
dionidlb | 28/10/2019

Nos complace enormemente invitarle a que conozca la isla de El Hierro, y disfrute de la naturaleza, el calor y la legendaria hospitalidad de los herreños

De todos las islas del archipiélago canario, El Hierro es un verdadero paraíso por descubrir. Esta isla siempre ha quedado al margen del turismo convencional, para gran alegría de aquellos que lo quieren y desean que se conserve tal y como es. Además, recientemente ha sido declarada reserva de lo Biosfera por la Unesco

El Hierro es lo más pequeña de las canarias y está situado en el extremo sudoeste del archipiélago. Sus 278 km2 de superficie nos ofrecen una gran diversidad paisajista: desde los áridos lajiares y los formaciones volcánicas del sur y el oeste, hasta los fértiles tierras del valle de el golfo con viñedos y plantaciones en lo zona noroeste, pasando por los densos pinares y io laurisilva de la zona central de la isla. Las costas de el hierro son rocosos y muy abruptos, con inaccesibles acantilados de hasta 1000 metros de altura, colas y piscinas naturales que invitan a un refrescante baño en sus aguas. En la meseta de Nisdafe encontramos campos y praderas mientras que en el pinar abundan las higueras y los almendros. 

También aquí podemos disfrutar de la legendaria primavera eterna de las canarias con una vegetación subtropical en las zonas fértiles que contrasta con el fascinante vulcanismo de otras partes de la isla.

Tome el barco o el avión y venga a visitarnos, descubrirá una isla que nunca olvidará. 

El nombre

No se sabe o ciencia cierta cuál es el origen del nombre de "el hierro”, pero podría deberse a una derivación del antiguo lenguaje canario en el que designaba a la isla con el nombre ”Hero” o ”Esero". Lo que parece seguro es que su denominación no tiene nada que ver con el metal del mismo nombre, pues éste brilla por su ausencia en nuestra isla. 

El meridiano

En el siglo segundo de nuestro era, Ptolomeo consideró como ”meridiano cero” el que paso por el extremo occidental de la isla o no, por el ”fin del mundo antiguo ” fijado en el Faro de Orchilla. Así permanecieron las cosas hasta que a finales del s. XIX fue desplazado por el que en la actualidad pasa por Greenwich